Todo lo que necesitas saber sobre el negacionismo climático

A pesar de que la mayoría de la comunidad científica no duda de la existencia del cambio climático, hay personas o colectivos que no creen en él. Esta ‘negación’ ha sido una gran fuente de debate en los últimos años, ya que algunas investigaciones científicas han arrojado hipótesis que son controvertidas y ayudan a reforzar los argumentos en contra del cambio climático.

Los integrantes de este colectivo se apoyan en ciertas secciones de la comunidad científica: de hecho, en el año 2014 medio centenar de científicos y divulgadores, miembros del Comité para la Investigación Escéptica, publicaban un manifiesto pidiendo que no se llamase escépticos a aquellos que ponen en duda la teoría del cambio climático y su origen antropocéntrico, ya que existen investigaciones cuyos resultados podrían sugerir lo contrario.

Un clima cambiante

Una parte del sector negacionista apunta a que sí que existe el cambio climático, pero defiende que no ha sido causado por la actividad del ser humano. De hecho, una de las teorías más seguidas por sus adeptos en relación al aumento de la temperatura global se basa en que no es más que una parte del ciclo natural, ya que el clima de la Tierra nunca ha dejado de cambiar. También los hay que señalan que el dióxido de carbono no puede sobrecalentar tanto la superficie terrestre, ya que solamente representa una pequeñísima parte de la atmósfera.

Existen, además, varios estudios científicos cuyos hallazgos han sembrado la semilla de la duda en relación a ciertos aspectos del cambio climático. Por ejemplo, los investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California han estudiado durante años el deshielo en el Ártico, y dudan de que sea irreversible. Una hipótesis que se vio reforzada en 2011, cuando un equipo de expertos de Dinamarca halló pruebas de que los niveles de la banquisa (capa de hielo que aparece cuando la superficie del mar se congela) en el Océano Glacial Ártico eran un 50 % más bajos hace 5.000 años.

img_ltfernandez_20150828-200959_imagenes_lv_terceros_osopolar-kSMG-U301819139997XnE-992x558@LaVanguardia-Web

Fórmula para combatirlo

La realidad es que a la mayoría de las hipótesis científicas negacionistas se les puede proporcionar una respuesta o explicación que demuestre que, si bien no se trata de observaciones o datos manipulados, por lo general están faltos de análisis o no son especialmente concluyentes. En el caso de la controversia relacionada con los ciclos solares, que duran unos 11 años y que afectan a las temperaturas y el clima de la Tierra: si este fuera el principal motivo del calentamiento global se percibiría de forma equivalente en todas las capas de la atmósfera. Sin embargo, sus efectos son más notorios en las capas bajas mientras que se enfría la estratosfera. “Esto demuestra la influencia de los gases con efecto invernadero”, explica el miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) Jean Joucel.

Y es que el consenso de la comunidad científica respecto a este fenómeno medioambiental es casi absoluto; un grupo de científicos de los principales países anglosajones (Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Australia) recopiló durante varios meses de 2012 todos los papers científicos publicados desde 1991 en ISI Web of Science, un servicio de Thomson Reuters que recoge artículos de miles de revistas científicas. Hallaron que el 97,1% de los estudios del calentamiento global que recogen sus causas señalan al hombre. Incluso en los que no tratan la causalidad, señalan al factor humano como determinante.

Según indica el Secretario General de la ONU Antonio Guterres, de cara a la 74 Asamblea General de la ONU en Nueva York, “antes o después, los Gobiernos siempre siguen a la opinión pública, en todos los lugares del mundo. Debemos seguir contando la verdad y confiar en que los sistemas políticos, especialmente las democracias, acabarán por cumplir con lo que la gente cree necesario”.