Siete inventos prácticos y ecológicos

Para frenar las consecuencias del cambio climático es necesario que todo el mundo, tanto a nivel individual como colectivo, ponga su granito de arena. Reducir el uso de vehículos de combustión, elegir fuentes de energía renovable, reducir la ingesta de carne o evitar el uso de plásticos son algunas de las medidas que pueden tomarse. La tecnología puede ser un gran aliado, como demuestran estos siete inventos cuyo uso puede permitir al ser humano una convivencia más sostenible con el planeta Tierra.

Cleanup Ocean

El plástico de un solo uso es uno de los elementos más nocivos y contaminantes del planeta: se calcula que un 80% de los residuos de los océanos se corresponden con este material que, además, tarda cientos de años en desaparecer. En muchas ocasiones la fauna marina lo ingiere, provocando su muerte o que se añada a la cadena trófica y finalmente llegue a los alimentos.. Esta es la razón por la que Boyan Slat, un estudiante de 19 años de ingeniería aeroespacial de la Universidad Técnica de Delft, decidió embarcarse en el proyecto de crear algo parecido a un limpiador del océano. Se trata del proyecto Cleanup Ocean que, mediante la instalación de una red de barreras alrededor de unos parches de basura, podría llegar a eliminar 7.250.000 toneladas de residuos en el mar.

Catalizador transformador de plástico en biocombustible

En Egipto el consumo de plástico se estima en un total de un millón de toneladas al año. Así, la estudiante de 16 años Azza Abdel Hamid Faiad decidió investigar sobre los métodos que emplean los científicos para obtener nuevos recursos energéticos, averiguando que se utilizan catalizadores para transformar plástico en biocombustible. Sin embargo, estos catalizadores son excesivamente caros, por lo que se propuso diseñar otra alternativa más asequible. Gracias a su invento y ganó el ‘European Fusion Development Agreement award’ en la 23 edición del Concurso de la Unión Europea para Jóvenes Científicos en el año 2012: su catalizador no solamente es más barato, sino que también opera a menores temperaturas y no emite ningún tipo de gas tóxico.

Generador de energía

En el Maker Faire Africa, un espacio organizado anualmente en el continente africano para que todos los proyectos de innovación autóctonos puedan ser llevados a cabo, cuatro jóvenes adolescentes de Nigeria presentaron un generador cuya fuente de energía es, ni más ni menos, la orina. Así, con un litro de este líquido es posible producir seis horas de energía, convirtiéndose en un dispositivo muy útil para situaciones de catástrofe o emergencia.

Siete inventos prácticos y ecológicos (después del invento número 3)

Boya flotante generadora de energía

Diseñadas por la compañía sueca Corpower, estas boyas actúan como minigeneradores de energía que aprovechan la fuerza con la que las olas chocan contra ellas para producir una alta densidad de energía totalmente limpia. Sus dimensiones son de 8 metros de espesor, y sus creadores han llegado a afirmar que hasta un 20% de la energía que necesita el ser humano podría ser producida a través de estos dispositivos. Los suecos han probado el uso de tanques para testear la efectividad de esta solución, logrando resultados muy prometedores.

Muebles con newpaperwood

Newpaperwood es una madera que, como su propio nombre indica, se obtiene del papel utilizado para los periódicos. Para conseguir esta transformación, se enrollan los periódicos hasta dar lugar a una especie de tablones que imitan las vetas de la madera. Son fabricados por la empresa holandesa vij5, y su versatilidad es tan amplia que sus desarrolladores se están trabajando en mejorar el sistema de producción para desarrollar otro tipo de productos y objetos utilizando este material.

Baterías recargables en 20 segundos

Eesha Khare, una joven estudiante estadounidense de 18 años, obtuvo en el año 2013 una beca de 50.000 euros de Intel por desarrollar unas baterías que eran capaces no solo de cargarse en menos de medio minuto, sino que también podrían aguantar hasta diez veces más ciclos de carga que las actuales. El secreto de su funcionamiento se encuentra en unos supercondensadores de un corto periodo de carga. De momento, ha probado su efectividad en lámparas LED.

Siete inventos prácticos y ecológicos (después del invento número 6)

Dispositivo que desinfecta el agua contaminada con luz solar

Desde 2012 existe un dispositivo que hace uso de la energía solar para atacar y destruir ciertos tipos de bacterias que contaminan el agua. ¿Cómo es posible? El procedimiento consiste en exponer óxido de titanio y óxido de zinc a la luz solar, de forma que da comienzo una reacción química de la que se obtienen radicales hidroxilos (OH, formados por un átomo de hidrógeno y otro de oxígeno). Gracias a este proyecto, la joven estadounidense Deepika Kurup recibió el premio Discovery Education 3M Young Scientist.