Reciclaje en días de pandemia. ¿Qué ha cambiado?

Nuestra cotidianeidad se ha visto afectada desde que la amenaza por la COVID-19 se instaló en el día a día de todos los hogares. Acciones tan naturales como tirar la basura han cambiado y nos enfrentamos a nuevos quebraderos de cabeza a la hora de reciclar los nuevos residuos. Mascarillas, guantes de látex o envases de gel hidroalcohólico: ¿dónde se tiran?

Con motivo del Día Internacional del Reciclaje, celebrado el 17 de mayo, explicamos algunas pautas para actuar con responsabilidad para con el medioambiente y la población.

Reciclar es necesario

Reciclar es una de las actividades cotidianas más sencillas, pero aún son muchas las personas a las que les es imposible acertar al separar la basura: desde dónde depositar las pilas a aclararse con el nuevo contenedor marrón de compuestos orgánicos.

Las reglas básicas parecen sencillas, pero no todo el mundo las cumple: cubo amarillo para envases y envoltorios de plástico, latas y briks; contenedor azul para el papel y cartón; iglú verde para el vidrio, y contenedor marrón para los restos de materia orgánica.

Los productos que no se reciclan se dirigen a los vertederos, donde se pueden llegar a liberar hasta setecientos millones de toneladas de dióxido de carbono en el aire. Además, todos los residuos que no se reciclen terminan filtrándose en la tierra y el agua, contaminando ríos y mares y la fauna que habita en ellos.

Según la ONU, la contaminación de las aguas por residuos podría ser una de las principales causas de muerte en 2050. Los expertos advierten que la salud humana y los ecosistemas estarán cada vez más amenazados si el mundo no toma medidas urgentes para frenar y reparar los graves daños causados al medio ambiente.

Mascarillas, guantes y envases de gel hidroalcohólico

Salir a la compra, trabajar, pasear… las mascarillas y guantes son necesarios en la nueva normalidad y surgen dudas por el tipo de material con el que están fabricados: látex, nitrilo, goma, plástico, vinilo, etcétera. Estas composiciones no son biodegradables y una mala gestión no solo puede afectar al medioambiente, sino que además puede influir en la propagación del virus.

Además, su consumo está produciendo grandes cantidades de plástico que son muy difíciles de gestionar, tanto en su elaboración como en su reciclaje.

Por todo ello es importante ser conscientes de la situación medioambiental y actuar con responsabilidad.

Las mascarillas de un solo uso y guantes de látex, nitrilo o vinilo deben depositarse en el contenedor general o de rechazo, que es en el que se tiran todos los residuos que no se reciclan. Suele ser de color gris o metálico con tapa naranja.

Como medidas higiénicas es recomendable desecharlos en una bolsa aparte correctamente cerrada, para no poner en riesgo a los operarios que trabajan en plantas de selección. Desde el Ministerio de Sanidad se dieron algunas pautas para enseñar a la población a deshacerse de estos residuos en hogares con personas en cuarentena.

Si estos utensilios proceden de hospitales, ambulancias, centros de salud, laboratorios y establecimientos similares en contacto con la COVID-19, son considerados residuos infecciosos y tienen su propio protocolo y canal de recogida.

En cuanto a los envases de gel desinfectante, están hechos de plástico, por lo que siempre deben depositarse en el contenedor amarillo y no es necesario lavarlos antes de reciclarlos.