¿Qué es el cambio climático? Estas son sus causas y consecuencias

Para abordar el cambio climático hay que diferenciarlo del calentamiento global. Y es que, a menudo estos dos términos de utilizan indistintamente, como si de sinónimos se trataran, cuando lo cierto es que uno es la causa del otro. Es decir, el cambio climático se produce a raíz del calentamiento global, un fenómeno relacionado directamente con el efecto invernadero.

Causas

Efecto invernadero siempre ha habido, ya que es un proceso que la Tierra realiza naturalmente en el que la atmósfera actúa como si una ‘manta’ que retiene cierta porción del calor procedente del Sol, adoptando así las condiciones necesarias para que exista vida dentro de ella. Si no existiera este fenómeno, la temperatura ambiente que habría en el planeta sería de 18º bajo cero.

Qué es el cambio climático (cuerpo de texto, después del tercer párrafo)

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para que la atmósfera cumpla estas funciones de forma eficiente, es vital que la proporción de gases que la componen sea la adecuada. Y aquí es donde entra en juego la actividad del ser humano, que se ha caracterizado –en especial en las dos últimas décadas– por emitir una gran cantidad de gases de efecto invernadero entre los que destaca el dióxido de carbono (CO2).

Además, la continuada deforestación y la destrucción de ecosistemas marinos han actuado como agravante de la situación, ya que los bosques y los océanos son los principales sumideros naturales de carbono. ¿Esto qué significa? Que ambos absorben, de formas diferentes, una gran parte del CO2 generado, ayudando a reducir los efectos nocivos de la emisión de este gas.

Consecuencias

A raíz de una mayor retención de calor por parte de la atmósfera y, consecuentemente, el aumento de la temperatura general del planeta, tienen lugar una serie de sucesos en cadena profundamente perjudiciales.

-          La temperatura, más alta de lo normal, provoca que los polos se derritan e inexorablemente aumente el nivel del mar, que amenaza con sumergir distintas zonas del planeta.

-          Las condiciones en los entornos naturales varían drásticamente, provocando muertes, enfermedades, migraciones masivas e, incluso, desaparición de especies animales.

-          Los episodios meteorológicos extremos como huracanes y sequías tienen un mayor grado de violencia, causando más daños a todos los niveles.

-          La excesiva absorción de dióxido de carbono por parte de los océanos aumenta drásticamente su nivel de acidez, provocando muertes y enfermedades en todas las formas de vida acuáticas.