Estas medidas ayudarán a que los centros ahorren en energía y sean más respetuosos con el medioambiente

La actividad del ser humano está causando múltiples efectos nocivos sobre el planeta, siendo el más importante de ellos el cambio climático; a causa del calentamiento global, la salud de la Tierra se está agravando y está en la mano de todos nosotros hacer algo por revertirlo.

Para ayudar a los centros educativos en esta sencilla e importante tarea, se pueden tomar varias medidas que afectan muy positivamente al impacto energético y medioambiental de su actividad diaria. Aquí tienes algunos ejemplos.

Instalar iluminación LED

Teniendo en cuenta los datos, ningún tipo de iluminación puede compararse a la de la familia LED: duran más, consumen menos y no tienen ninguna pérdida de calidad lumínica. Tienen alrededor de 5 veces más de vida útil y un consumo 2’5 veces menor que una bombilla de bajo consumo tradicional, no producen rayos ultravioleta ni infrarrojos y además son reciclables. Es decir, todo lo deseable en términos de gasto energético y sostenibilidad.

 

Eliminar los proyectores con mercurio

El uso de mercurio, empleado históricamente para las bombillas de los proyectores, se ha descrito como profundamente perjudicial; de hecho, en el Convenio de Minamata se prohibió la producción y distribución de materiales con este elemento por los efectos que produce sobre la salud. Emplear en su lugar dispositivos de tecnología LED-láser como los ecoproyectores de CASIO no sólo significa eliminar los potenciales efectos nocivos, sino también reducir drásticamente el consumo de corriente (un 40%).Medidas para que los centros ahorren energía (cuerpo de texto)

Comedores con alimentos ecológicos

Una buena medida para promover una alimentación respetuosa y un consumo responsable es utilizar, teniendo en cuenta lo complicado que es hacerlo en su totalidad, alimentos ecológicos, productos locales y de temporada. Así, los niños y adolescentes aprenderán que el respeto por el medioambiente y la sostenibilidad también pasa por el comedor, un aprendizaje que además pueden trasladar a su vida fuera del centro.