Juegos de mesa elaborados con materiales reciclados

Proponemos cinco juegos de mesa que podéis elaborar a partir de los materiales reciclados que se vayan generando en el hogar; una forma divertida de mantener despierta la imaginación y de enseñar a los más pequeños de la casa a cuidar el medioambiente.

De oca a oca y tiro porque me toca

El juego de la oca es un clásico entretenimiento de la infancia. Las primeras versiones comerciales conocidas aparecieron sobre el año 1880, con casillas decoradas con motivos de la época: niños jugando, ropas típicas, etc.

Con una simple caja de cartón a modo de tablero es posible diseñar y trazar el recorrido de las sesenta y tres casillas que lo componen, diseñándolas a gusto de los más pequeños y con la temática que ellos prefieran. Si bien pueden optar por una versión fiel a la tradicional, el cambio climático es un tema muy útil para que los niños tomen conciencia y aprendan a cuidar el entorno, con casillas que expliquen, por ejemplo, cómo reciclar.

Cualquier elemento sirve de ficha: chapas, corchos, botones, tapones, etc. y unos vasos de yogur son muy útiles para hacer las veces de cubilete.

Aunque este tablero es personalizable, generalmente las casillas del juego de la oca mantienen un orden que está disponible en esta página.

Antes de empezar, coloread libremente el tablero sin olvidaros de poner los números en cada casilla y… ¡a jugar!

oca

Memoria

Para este juego se necesita una baraja en la que cada carta se repita dos veces, de tal modo que se coloquen sobre la mesa hacia arriba de forma aleatoria para memorizarlas y luego se den la vuelta para intentar recordar dónde están las correspondientes parejas.

La temática es libre y se puede personalizar acorde al vocabulario que estén aprendiendo en clase. Frutas, animales, ciudades, ríos… cualquier opción es buena para ejercitar, como su propio nombre indica, la memoria, y reforzar además el contenido del temario. La dificultad aumenta con el número de cartas que haya, por lo que es una actividad que varía progresivamente según cada niño.

Si bien es cierto que en el juego tradicional se emplean cartas, hay muchos materiales que resultan útiles y divertidos para llevarlo a cabo.

Para elaborarlas basta con utilizar cartulinas o cartones, pero si preferís ser más creativos, también son válidas latas de conservas (ojo, deben ser todas iguales) en cuyo fondo se pueden pegar los dibujos de las diferentes figuras escogidas.

Consulta las normas del juego en este enlace.

¿Unos bolos?

No hay nada más sencillo como elaborar este juego con materiales reciclados. Para ello se necesitan diez botellas de plástico y una pelota (según el tamaño de las botellas).

La decoración es libre y en ella se todo vale: cintas adhesivas, pegatinas, rotuladores, témperas etc. Es recomendable añadir cualquier material en su interior que haga peso para que no sea tan fácil derribarlas.

c3299846016956620ed2f8c0480143c9

Tres en raya

Las chapas de refresco son un material muy socorrido para cualquier tipo de manualidad. En este caso, serán las fichas de un Tres en raya, un juego que se remonta a la antigua Persia.

El tablero se puede elaborar con una cartulina y debe formar un cuadrado, es decir, medir lo mismo de ancho que de alto. Para diseñar las casillas basta con dibujar o pegar dos cintas verticales, creando tres columnas, y otras dos cintas horizontales para las filas, de tal modo que resulten nueve cuadrados.

Para crear las fichas es posible decorar las chapas con laca de uñas, témperas, etc, y con otro color dibujar en tres chapas la letra ‘X’ y en otras tres la letra ‘O’. Eneste enlace podrás ver las normas del juego, estrategias y habilidades mentales que se esconden detrás de él.

Dominó

Este dominó es muy sencillo de fabricar. Acumulando varios corchos de botellas y cortándolos por la mitad se obtienen las diferentes fichas.

Sobre la parte plana se pintan con rotulador los círculos de cada una de ellas, siendo la puntuación habitual de cero a seis puntos, lo que compone un total de veintiocho piezas de dominó en la que la ficha más grande la del seis doble. Si lo preferís se puede personalizar con dibujos o pegatinas. Aquí se explica cómo jugar.