Islas de plástico: qué son, causas y consecuencias

En total, en el mundo existen siete y son el resultado de los ocho millones de toneladas de desechos que invaden los mares y océanos.

En el cuaderno de bitácora de su viaje desde Miami a Los Ángeles, el oceanógrafo Charles Moore documentó una isla en el Océano Pacífico de 1,6 millones de kilómetros cuadrados. Era 1997 y se encontró con esta superficie flotando en el mar, compuesta por más de 1,8 billones de plásticos que amenazaban a aves, peces y a los propios barcos.

Pero no es la única isla de plástico que hay en nuestros océanos. En total,  en el mundo existen siete y son el resultado de los ocho millones de toneladas de desechos que invaden los mares y océanos.

Una pesadilla para el medioambiente

La contaminación por residuos plásticos es una catástrofe global: entre 1,15 y 2,4 millones de toneladas terminan en el océano cada año y, mientras su producción alcanza un ritmo vertiginoso, la capacidad para reciclarlo no crece a la misma velocidad. Además, es un material que empieza a biodegradarse a partir de cuatrocientos cincuenta años.

Su acumulación en los océanos ha llegado a formar enormes vertederos flotantes, compuestos por residuos de diversos tamaños, entre ellos fragmentos microscópicos de plástico que se dispersan hasta el fondo del mar y se fusionan con el plancton. Como resultado, los peces se alimentan de él y, a su vez, los seres humanos.

Además, millones de animales marinos mueren por ingerir este material o a causa de él; cerca de un millón de animales en mares y océanos, según los cálculos de Naciones Unidas. Además, tal y como revelan los datos publicados por la revista ‘Scientific Reports’, unas mil tortugas mueren cada año enredadas en basura marina.

Así, el plástico y las malas prácticas de los seres humanos se han convertido en dos de las mayores pesadillas para el medioambiente.

islabasura-81f31c903d83035b8b8a99e88ca52180-600x400Las siete islas

Las cinco más grandes coinciden con los principales vórtices oceánicos: los dos del Pacífico, los dos del Atlántico y el del Índico.

La más pequeña tiene poco menos de 1 millón de kilómetros cuadrados y se encuentra sobre Noruega y Rusia.

La más grande tiene más de sesenta años y se estima que ocupa desde 700.000 hasta 10 millones de kilómetros cuadrados. La concentración máxima alcanza el millón de residuos por kilómetro cuadrado; un total de basura que oscila entre 3 y 100 millones de toneladas.

Soluciones

Es necesario que todo el mundo se conciencie sobre los peligros del plástico y se implique activamente en su reciclaje y en reducir su consumo. Evitar las frutas y verduras con envases de plástico, comprar productos de alimentación sin envoltorio o aumentar la compra a granel son algunas medidas que a nivel doméstico contribuyen a cuidar el entorno.

Existen proyectos que pretenden recoger estos plásticos para su reciclaje, pero si la contaminación de los mares persiste, esta medida es solo un parche para esconder el verdadero problema: los malos hábitos de las personas y el excesivo consumo de este material.