La historia de la bombilla que lleva 117 años encendida ¡y no se apaga!

18 de junio de 1901. Esta es la fecha en la que se encendió por primera vez la que es considerada la bombilla más longeva del mundo… ¡y sigue sin apagarse! Por eso, muchos la toman como referencia para hablar de la obsolescencia programada. ¿Por qué esta unidad lleva 117 años funcionando, y las que instalamos en casa, la oficina o la escuela se estropean continuamente?

En California

La historia de la bombilla

Durante todo este tiempo, ha acumulado más de un millón de horas de incandescencia. ¿Dónde está el secreto? Realmente, no hay mucho misterio. Fue soplada a mano por la Shelby Electric Company en Ohio a finales de 1890 y fabricada con carbono, un material que conduce muy bien la electricidad. Además, su filamento es ocho veces más grueso que el de las unidades que utilizamos actualmente.

 

El lugar elegido para instalar esta bombilla fue una estación de bomberos situada en la ciudad de Livermore, en California, donde ilumina día y noche una escancia con una luz ámbar de cuatro watios. Su resistencia es tal que ha resistido apagones, el terremoto de San Francisco y hasta el traslado de una estación de bomberos a otra en 1976. El interés que despertaba hizo que durante los 22 minutos que duró su viaje fuera escoltada por un camión de bomberos y un coche de policía.

No es la única

Aunque esta bombilla ha sido certificada por el Libro Guiness como la más longeva de la historia, no es la única que lleva funcionando décadas (y hay quien se dedica a visitarlas). Así, en el Museo de Stockyards en Forth Worth, en Texas, luce otra desde 1908; una segunda alumbra una sala de la tienda de suministros de Gasnick en Nueva York desde 1912; y otra más se instaló en el cuartel de bomberos de Mágnum, Oklahoma, en 1926.

ctbulb-1mil-party

¿Quieres verlo con tus propios ojos? No hace falta que te desplaces hasta Livermore. La estación de bomberos tiene una webcam que funciona 24 horas y permite vigilarla 24 horas al día.