Estos son los beneficios de ser una escuela libre de mercurio

El mercurio es un elemento químico de apariencia plateada presente no sólo en la naturaleza (por ejemplo, en la tierra y en el agua); también en diversos objetos cotidianos como pilas, bombillas y lámpara fluorescentes. Sin embargo, tanto el mercurio como la mayoría de sus compuestos son perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Para solucionar este problema, el Convenio de Minamata (de carácter mundial y en vigor desde agosto de 2017) trabaja para prohibir la producción, la importación y la exportación de los productos que contengan esta sustancia.

Casio fue una de las primeras empresas en comprometerse con esta problemática, a cuya solución está contribuyendo a través de la fabricación de proyectores sin mercurio y el Programa ‘Escuelas Libres de Mercurio’, al que ya se han apuntado más de 150 centros.

Cuidar el medio ambiente

El objetivo de este programa es fomentar entre los centros, sus alumnos y familias la importancia de la ecología y la sostenibilidad. Así, aquellas instituciones educativas interesadas en sumarse a él disfrutarán de una serie de beneficios:

  • Reciben una guía práctica y material audiovisual para llevar a la práctica untaller sobre sostenibilidad con varias actividades programadas. Además, se hace entrega de una unidad pedagógica multimedia sobre el mercurio elaborada por Ambientech y que tiene la recomendación del Ministerio de Educación.
  • Obsequio de un diploma acreditativo tras completar el taller de sostenibilidad y la unidad didáctica.
  • Entrega del distintivo digital ‘Educación por la sostenibilidad’.
  • Certificación oficial ‘Escuela libre de mercurio’ cuando el 80% de los proyectores del colegio estén libres de mercurio.
  • Reconocimiento y difusión a través de las entidades participantes en el programa.

Tecnología Lampfree

Casio ha confiado en esta tecnología como sustituta del mercurio a la hora de fabricar susproyectores. Se caracteriza por emplear un tipo de iluminación que combina las tecnologías láser y LED, garantizando un funcionamiento de hasta 15 años sin cambiar la lámpara ( 20.000 horas de vida útil). Además, estos ecoproyectores no precisan de ningún mantenimiento, incorporan una función de encendido y apagado rápido, y un práctico diseño antipolvo. El consumo energético también es menor ya que los sensores de luz que incorporan se adaptan a las condiciones lumínicas de la habitación para ahorrar hasta un 50% de energía.