Cinco edificios que muestran que la arquitectura respetuosa con el medioambiente es posible

Ladrillo y hormigón no son los únicos materiales con los que se puede construir. Y la prueba son estos edificios, cuyos arquitectos han conseguido demostrar que es posible amoldar los parámetros de la construcción de forma que los edificios sean fabricados con métodos y técnicas ecológicas.

1. Papertainer Museum

Diseñado por el arquitecto japonés Shigeru Ban a raíz de un encargo de la editorial coreana Design House en el año 2006, se trata de un edificio que fue construido en Seúl con 166 contenedores de carga y 353 tubos de papel de aproximadamente 10 metros de altura. Ban recibió, en el año 2014, el premio Pritzker por sus proyectos “elegantes e innovadores” siempre vinculados a sus “amplios esfuerzos humanitarios”, y esta construcción es un claro ejemplo de su afán por llevar a cabo creaciones sencillas y ecológicas, que además puede desmontarse fácilmente para transportarse a otros lugares.

Cinco edificios que muestran (cuerpo de texto, edificio número 1)

2. Chesa Futura

Galardonado con el Pritzker en 1999 y el Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, el británico Norman Foster diseñó la “Casa del Futuro” en el año 2004, un edificio de apartamentos en Suiza con forma de burbuja en el que hace una simbiosis perfecta entre tecnología de última generación y técnicas de construcción tradicionales de la región de Sankt Moritz, en las montañas suizas. Para ello, creó una fachada exterior con una madera local, el alerce, de modo que durará un siglo sin necesidad de ningún tipo de mantenimiento según el arquitecto. La cara sur de la fachada se abre para permitir la entrada de una amplia luz natural, mientras que la cara norte se cierra para garantizar ahorro de energía.

3. Selgascano Studio

Los arquitectos José Selgas y Lucía Cano tenían un objetivo muy claro cuando se decidieron a diseñar una oficina para su estudio en el año 2015: trabajar entre árboles en medio de Madrid. Y así es como plantaron un cubículo rectangular con una parte totalmente transparente cubierta de plexiglás incoloro apuntando hacia el norte, de forma que evitan el impacto directo de la luz del sol sobre sus mesas de trabajo. Además, la construcción incluye una membrana de plástico curvada tomada de una lista de componentes de un vagón de tren.

Cinco edificios que muestran (cuerpo de texto, edificio número 3)

4. BIP Computers

Este edificio de oficinas de tres pisos situado en Santiago (Chile) diseñado por Alberto Mozo en 2006, utiliza la madera como material principal reutilizando dos casas del año 1939. Su construcción sencilla y práctica permite desmontarlo y trasladarlo sin ningún tipo de problema. Según indica el arquitecto, utilizó aislantes térmicos para evitar la pérdida de calor a través de los vidrios en invierno, y la madera es exclusiva de pino procedente de bosques con un carácter renovable, garantizando una constitución sostenible.

5. Sun Moon Mansion

Localizado en China, en la provincia de Shangdong, su diseño trata de emular la forma de los clásicos relojes de sol, un factor que no es un mero capricho estético: se trata del edificio más grande del mundo que funciona única y exclusivamente con energía solar, con una superficie superior a los 75.000 metros cuadrados. En su interior alberga múltiples estancias, tales como salas de reuniones y exposiciones, centros de investigación científica y hasta un hotel. Con 5.000 metros cuadrados de paneles solares que cubren su techo, esta construcción es todo un ejemplo de la utilización de energías renovables. Además, el alto grado de aislamiento de paredes y techos hace que el edificio necesite únicamente un 10% de la energía que requeriría una edificación convencional en la misma zona.

Cinco edificios que muestran (cuerpo de texto, edificio número 5)