Celebramos el Día Mundial de la Eficiencia Energética

Día Mundial de la Eficiencia Energética se celebra cada 5 de marzo; una fecha que invita a reflexionar sobre la importancia de utilizar la energía de forma eficiente.

Es importante sensibilizar a todas las personas sobre la necesidad de reducir su consumo energético, a fin decorregir hábitos y encaminarlos hacia un modo de vida más sostenible.

¿Qué es la eficiencia energética?

La eficiencia energética hace referencia al gasto de energía responsable, mejorando la calidad de vida a través de diferentes medidas que no pongan en peligro el medioambiente.

Se trata de optimizar los recursos en su proceso de obtención, emplear más fuentes de energía renovables, reducir el uso de productos contaminantes y, en general, practicar un consumo responsable.

Según la Global Footprint Network (Red Global de la Huella Ecológica), actualmente necesitamos 1,6 planetas para alcanzar los recursos que utilizamos cada año. Estos datos reflejan que la velocidad de su consumo y obtención es mayor a la de su propia regeneración. Este ritmo desembocará inevitablemente en un estado de crisis; el escenario en el que la demanda de energía no podrá ser abastecida.

Nuevo etiquetado energético

Este 5 de marzo será el último Día Mundial de la Eficiencia Energética en que estará vigente el etiquetado que se introdujo en el año 1994: para saber cómo y cuánto consumen nuestros electrodomésticos tenemos a nuestra disposición la etiqueta de eficiencia energética, que refleja información esencial sobre la eficiencia de los mismos. Se trata de un certificado en el que se identifica el nivel de eficiencia en distintas categorías, siendo la ‘A’ la más eficiente y la ‘F’ la menos eficiente.

A partir de ahora, la nueva etiqueta que los acompañe mostrará datos más intuitivos y un código QR con el que los consumidores podrán acceder a información adicional y comparaciones de productos, a fin de favorecer una mayor eficiencia en los hogares y conseguir así un consumo más sostenible.

eficiecia-energética-diariojuridico

 

¿Cómo podemos contribuir a la eficiencia energética?

Actividades cotidianas como cocinar, usar calefacción o agua caliente, influyen en el gasto energético de los hogares, que supone el 25% de la demanda de electricidad en España, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Generalmente el mayor consumo se produce en la iluminación, climatización y transporte. Medidas clave para un consumo responsable son el uso de bombillas de bajo consumo y electrodomésticos con alta eficiencia energética.

Es importante aprovechar las horas de luz natural en todas las estancias. Esta medida favorecerá a mantener una temperatura adecuada y a reducir el consumo de electricidad.

Además hay que acabar con los ‘vampiros energéticos’, es decir, aquellos dispositivos que se mantienen en ‘standby’ y que, aun estando apagados, consumen energía. Algunos de los mayores vampiros son las regletas, reproductores de música o televisores.

Habituarse al transporte público también es una medida de eficiencia energética, ya que no solo se reducen las emisiones de CO2, sino que repercute en el consumo de combustibles fósiles y, por lo tanto, en los procesos de obtención.

La eficiencia energética contribuye de forma decisiva a combatir el cambio climático, por eso tenemos que mentalizarnos de la necesidad de realizar un uso consciente en todos los ámbitos: hogares, trabajo, etc.