5G: llega la quinta generación de redes móviles

Las redes 5G han comenzado a desplegarse y en los próximos meses se extenderán por toda la geografía, prometiendo aumentar la velocidad a la que nos comunicamos y conectados a Internet. Pero ¿qué es exactamente el 5G? ¿Es peligroso para la salud y el medioambiente? A continuación podrás esclarecer tus dudas y comprender mejor en qué consiste y por qué algunas organizaciones han dado la voz de alarma.

¿Qué es el 5G?

5G es un acrónimo que hace referencia a la quinta generación de redes móviles. La 1G llegó con los primeros teléfonos que solo permitían realizar llamadas, y quedó destronada por la 2G y la revolución de los SMS. A los dispositivos pronto se les incorporó la conexión a Internet (3G) y después llegó la banda ancha (4G), lo que trajo consigo la reproducción de vídeos en tiempo real.

¿Cómo cambiará la vida el 5G?

El avance más notorio vendrá de la mano de la velocidad, dando la posibilidad de navegar hasta 10 veces más rápido que actualmente. Así podrá, por ejemplo, descargar una película completa en cuestión de segundos.

Además, se mejorará el tiempo de respuesta de la red (también conocido como latencia) permitiendo una conexión prácticamente en tiempo real. Según los operadores, esta podría reducirse a cinco milisegundos, un período casi imperceptible para los humanos.

Otra de las ventajas es la reducción del consumo energético en un 90%, garantizando mayor autonomía a las baterías de los dispositivos.

A su vez, será posible conectar más equipos al mismo tiempo. Concretamente hasta cien dispositivos a la vez en un metro cuadrado: vehículos, robots industriales, mobiliario urbano o cualquier aparato electrónico que tengamos en casa, desde la alarma a la aspiradora o la nevera.

que-es-5g-peq

¿Es peligroso el 5G?

La OMS calificó la tecnología inalámbrica como cancerígena del nivel 2B, una catalogación muy genérica en la que se incluyen sustancias que se tienen como poco nocivas, como el café.

A finales de 2018 el Comité Europeo de Riesgos Emergentes clasificó en su informe de riesgos con un 3 sobre 3 el daño potencial para la fauna salvaje que se puede producir por el aumento de contaminación electromagnética debido al despliegue del 5G.

Debido a la falta de estudios que demuestren su inocuidad para las personas y el entorno, se han organizado plataformas como ‘STOP 5G’, que ya cuenta con grupos en 200 ciudades del mundo y que alerta de los principales peligros de estas ondas. La ONG Ecologistas en Acción emitió un comunicado en el que manifiesta que la implantación del 5G se había llevado a cabo “sin evaluar sus posibles efectos sanitarios y ambientales, a pesar de los contundentes y numerosos llamamientos científicos a aplicar el principio de precaución”.

La Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) también lleva tiempo alertando que esta situación no es solo perjudicial para los humanos, “ya que hay una evidencia creciente de efectos nocivos tanto para los animales como para las plantas”.